PERO…¿QUE ES LA LECTURA INFANTIL?

Estándar

La lectura es el proceso de significación y comprensión de algún tipo de información y/o ideas almacenadas en un soporte y transmitidas mediante algún tipo de código, usualmente un lenguaje, que puede ser visual o táctil (por ejemplo, el sistema Braille). Otros tipos de lectura pueden no estar basados en el lenguaje tales como la notación o los pictogramas.
La lectura no es una actividad neutra: pone en juego al lector y una serie de relaciones complejas con el texto. Mas, cuando el libro está cerrado, ¿en qué se convierte el lector? ¿En un simple glotón capaz de digerir letras? ¿Un leñador cuya única labor es desbrozar el paisaje literario?.

 

En los niños leer es INTERPRETAR, DESCIFRAR, SOÑAR, E IMAGINAR. Llegar a nuevos y maravillosos mundos,llenos de seres encantados y mágicos.

Anuncios

Estrategias para mejorar la lectura infantil

Estándar

Como padres y docentes son muchas las estrategias que podemos implementar tanto en casa como en las aulas. Tan solo se requiere de voluntad y dedicación para hacer de nuestros hijos y estudiantes, buenos lectores.

1 – Para empezar, es necesario que tu hijo te vea, siempre que sea posible, con un libro en la mano. Los niños sentirán más interés por leer un libro si ven que este hábito está presente en su entorno. Piensa que a los niños les encanta copiar, que es su forma de aprender. Si ellos notan que les gusta leer y que tratan los libros con cuidado y respeto, ellos probablemente, harán lo mismo.

2 – Es necesario estar convencido de que la lectura debe ser empleada como una forma más de diversión y no como una obligación. Los libros no deben ser introducidos al cotidiano del niño sólo cuando él esté aprendiendo a leer o sólo cuando él ingrese en la escuela. El contacto con los libros debe empezar bien antes. Yo diría que antes mismo de empezar a gatear.

3 – Cuando el bebé consiga sentarse firme en el suelo o en la cuna, ofrécele libros para que los maneje. Existen en el mercado pequeños y curiosos libros hechos con tela, e incluso con material plástico indicados para el juego a la hora del baño. Existen también pequeños diccionarios para que tu bebé se vaya familiarizando con las palabras, las letras, relacionándolas poco a poco a la imagen.
El secreto a esta edad, es hacer que el bebé vea el libro como un juguete más, con el cual podrá aprender, tornarse mayor, descubrir, crear fantasías, y oír muchas historias interesantes y encantadoras. Al principio, trata de dar preferencia a los libros ilustrados, con pocas palabras, y haz que tu hijo lo toque, lo acaricie, lo huela, y tenga todo tipo de contacto con él. Existen libros que contienen sonidos incluidos y también trozos de lana, y de otros materiales para que los bebés disfruten también con el tacto. ¡Los hay también con olores!.

4 – Cuando estén un poquito más mayores, lo ideal es leerles en voz alta, siguiendo siempre las historias del libro. Da importancia especial al tiempo que dedicas para tomar a tus hijos en los brazos y compartir con ellos el placer de leer un cuento, lejos de las distracciones de la televisión. Empieza con los cuentos tradicionales, clásicos, pero fundamentalmente elige libros que agraden a todo el mundo. Si un libro resulta aburrido, olvídalo y busca otro que sea interesante.

5 – Cuando tu hijo ya esté en una edad en que consiga estar más quieto en los lugares cerrados, llévale a visitar una biblioteca. Que el niño se familiarice con los libros, aprenda a manejarlos y así estará construyendo una amistad, un lazo con la lectura. Se sentirá más cercano al lugar y deseará volver muchas veces para elegir el libro que quiera.

6 – Otra forma de estimular el interés del niño por los libros, es convertir un libro en un premio. Cada vez que tengas que premiar a tu hijo por algo importante, regálale un libro sobre su tema preferido.

7 – Cuando tu hijo ya esté disfrutando de los libros, hazle participar de la lectura. Cuando termines de leer el cuento, pídele que te cuente lo que pasó con algún personaje, o incluso haz que tu hijo adivine lo que pasará al final. Aprovecha para hacer comentarios sobre las situaciones buenas y malas, y hacer comparaciones de un trozo de la historia con sus experiencias, como “¿qué harías en su lugar?”, “¿A qué nos ocurrió lo mismo un día?”.

8 – Cuando sientas que tu hijo ya se interesa por las historias, que se involucra con la trama, se identifica con los personajes, empieza a participar y a imaginar distintos finales, y a vivir variadas sensaciones riéndose, emocionándose, etc., no dejes de sorprenderle con nuevos cuentos. Da continuidad a esta costumbre abasteciendo siempre la casa con libros y revistas.

(Información extraída de guiainfantil.com).

La Lectura Infantil

Estándar

Este es uno de los temas más importantes, que abordamos en la cotidianidad educativa, teniendo en cuenta que a la mayoría de adultos no nos inculcaron en nuestra infancia el maravilloso habito de la lectura, por tal razón en algunas ocasiones no sabemos como hacer esto con nuestros estudiantes o con nuestros hijos.

ANIMACIÓN A LA LECTURA